Se acabaron los cables en la casa Apple.