Los “smartphones” de alta gama buscan ser baratos