Apple conocía la existencia del agujero de seguridad de iCloud desde marzo de 2014