Dispositivos Móviles: La ley de Moore y la visión de Weiser



Dispositivos Móviles
La ley de Moore y la visión de Weiser
Los constantes avances en microelectrónica se han convertido en algo común:
la ley de Moore, formulada en los años sesenta por Gordon Moore, afirma
que la capacidad de computación disponible en un microchip se multiplica por
dos aproximadamente cada 18 meses y, de hecho, esto ha resultado ser un
pronóstico extraordinariamente exacto del desarrollo del chip desde entonces.
Se puede observar también un crecimiento exponencial comparable en otras
áreas de la técnica, como por ejemplo en la capacidad de almacenamiento y el
ancho de banda para la comunicación. Visto de otra forma, los precios para la
funcionalidad microelectrónica con la misma capacidad de computación están
bajando gradualmente de forma radical.
Esta tendencia que no cesa producirá una profusión de computadores muy
pequeños en un futuro no demasiado lejano, lo que anuncia un cambio de paradigma
en las aplicaciones informáticas: se montarán procesadores, dispositivos
de memoria y sensores para formar una amplia gama de ”aparatos electrónicos
de información” baratos, que estarán conectados sin cables a Internet y serán
construidos de forma personalizada para realizar tareas específicas. Estos componentes
microelectrónicos se podrán incrustar además en casi cualquier tipo
de objeto cotidiano, lo que le añadirá ”sensibilidad” (smartness), por ejemplo
modificando su comportamiento dependiendo del contexto en que se encuentre
del objeto. Al final, el procesamiento de la información y las capacidades
de comunicación quedarán integrados en objetos que, por lo menos a primera
vista, no parecerán de ningún modo aparatos eléctricos, de esta forma las
capacidades de la computación se volverán ubicuas.
El término ”computación ubicua” (ubiquitous computing), que denota esta
visión, fue acuñado hace más de diez años por Mark Weiser (figura 1), un
investigador del Palo Alto Research Center de XEROX. Weiser ve la tecnología
solamente como un medio para un fin y como algo que debería quedar
en segundo plano para permitir al usuario concentrarse completamente en la
tarea que está realizando. En este sentido, considerar el computador personal
como herramienta universal para la tecnología de la información sería un
enfoque equivocado, ya que su complejidad absorbería demasiado la atención
del usuario.
Según Weiser, el computador como dispositivo dedicado debería desaparecer,
mientras que al mismo tiempo debería poner a disposición de todo lo que
nos rodea sus capacidades de procesamiento de la información.
Weiser ve el término ”computación ubicua” en un sentido más académico e
idealista como una visión de tecnología discreta, centrada en la persona, mientras
que la industria ha acuñado por eso el término ”computación pervasiva”,
o ampliamente difundida ”pervasive computing” con un enfoque ligeramente
diferente: Aunque su visión siga siendo todavía integrar el procesamiento de
la información en objetos cotidianos de forma casi invisible, su objetivo principal
es utilizar tales objetos en un futuro próximo en el ámbito del comercio
electrónico y para técnicas de negocios basados en la Web.
Esta variante pragmática de computación ubicua está empezando ya a
tomar forma: El presidente de IBM Lou Gerstner describía una vez su visión
de la ”era post-PC” como ”mil millones de personas interactuando con un
millón de negocios electrónicos a través de un billón de dispositivos inteligentes
interconectados”.
Fuente: Universidad Nacional del Nordeste
Facultad de Ciencias Exactas, Naturales y Agrimensura
Trabajo de Adscripción
Dispositivos Móviles
Juan Felix Basterretche - L.U.: 34039
Prof. Director: Mgter. David Luis la Red Martínez
Licenciatura en Sistemas
Corrientes – Argentina 2007